miércoles, 29 de enero de 2014

¿MÍA?

Capítulo 12
Amaranta lo único que pensó  al despertar era que todo había sido producto de su imaginación o su borrachera, no podía ser que esa mujer volviera de nuevo a aparecer en su vida en su minuto la odio como nunca lo había hecho, pero bueno si era o no aquella horrible mujer no lo sabría con certeza hasta que averiguara que paso anoche porque lo último que supo fue que cayó a los pies de su jefe. Ugh! ¿Qué más tendría que aguantar su jefe antes de aburrirse con ella y despedirla?, seguramente no le quedaban muchas opciones, lo mejor sería levantarse y llamar a su jefe para disculparse por su actitud, pero cuando abrió los ojos lo primero que vio fue que esa no era su habitación, ¿dónde demonios cayo anoche? ¿Qué hiciste Amaranta?, se miró por debajo de las mantas y no tenía puesta su ropa estaba solo en ropa interior justo cuando estaba a punto de levantarse apareció nada más y nada menos que su jefe Nicolás con una bandeja de desayuno.
-Buenos Días, ¿Cómo amaneciste?.
-H-hola uff! creo que mejor de lo que me merezco gracias, ¿cómo llegue aquí?.-Dijo mientras se acomodaba y Nicolás dejaba la bandeja al lado de su cama.- La verdad no recuerdo mucho.
-Och eso duele de que no te acuerdes de nada… porque anoche lo único que decías era que ese placer que te hice vivir no lo olvidarías jamás.- Dijo en un tono serio.- Que fui lo mejor que te paso en mucho tiempo.
Amaranta no sabía en qué minuto su vida se había vuelto tan caótica y jamás pensó que su primera vez seria con su jefe simplemente no lo podía creer, pero algo no le calzaba sus partes íntimas deberían doler o tener un ligero malestar por lo que le habían dicho sus amigas, pero no había nada de eso.
-Jajajajaja casi caigo aquí no ha pasado nada y lo sabes.
-Casi tuviste que ver tu cara. No, no ha pasado nada porque me gusta que mis amantes estén con sus ojos bien abiertos y con todos sus sentidos alertas, lamentablemente tu estado ayer no era así.
-Si lo se nunca me paso de copas, no sé lo que me paso anoche y tampoco recuerdo como llegue aquí.
-Fácil anoche llagamos hasta el pasillo de tu dpto. y cuando viste a ese doctor con una señora rubia de edad a su lado te pusiste pálida y simplemente caíste a mis pies, aunque pude sostenerte a tiempo el doc. Se quedó bastante preocupado por ti dijo que no te podrías quedar sola así que yo le dije  que te traería conmigo aunque se vio no muy convencido hasta que hablo la mujer y le dijo que tenían que seguir con su noche así que se fue con esa señora que  lo mejor era su mamá y yo te traje a mi dpto. Eso paso.
-Ugh te juro que nunca más tomare un trago en mi vida.
-Ya si igual una vez al año no le hace mal a nadie, ahora come un poco o si quieres puedes usar la ducha primero tengo un par de ropas que puedes usar.- ofreció y se dijo que nunca había tenido una mujer tan bella como Amaranta en su cama aunque se había acostado con muchas nunca las llevaba a su casa, ella era la primera y quería que fuera la última aunque por la reacción del medicucho ese ayer el suponía que ahí había algo.-Mi casa es tu casa.
-No sé cómo podre pagarte todo lo que has hecho por mí, primero en tú oficina cuando me caí y ahora esto eres mi “súper-hombre”, dime cualquier cosa que pueda hacer por ti.
-No me debes nada un jefe tiene que estar pendiente de todos sus empleados y sus necesidades, pero no me enojaría si aceptas salir a comer conmigo.
-Hecho dime el día y la hora pero ahora me bañare y después tomare el desayuno y gracias otra vez.-Dijo mientras se levantaba y en un impulso se puso de puntillas y le dio un beso en la mejilla.
Nicolás se encendió solo con el roce de sus labios su inocencia era clara porque no intento seducirlo cosa que no necesitaba porque ya estaba en llamas, pero lo que más le llamaba la atención era la frescura y la vitalidad pero sobre todo su inocencia la que lo tenía deslumbrado pero por lo que había visto ayer no corría solo por el corazón de ella tenía un digno rival el Doctor Lucas Almeida.
Lucas no había logrado dormir en toda la noche preguntándose donde podría estar Amaranta con ese tipo quedo muy asustado cuando la vio desvanecerse frente a sus ojos no le importo nada que no fuera ella, a pesar de que había dicho que se mantendría alejado de ella cuando la vio así en los brazos de otro hombre su lado cavernícola salió a la luz y quiso lanzarse al cuello de ese hombre y estrangularlo, pero tuvo que conformarse con verla partir en los brazos de aquel desgraciado y el seguir con su paciente desde hace años ya que Virginia siempre que venía lo invitaba a tomarse un trago y anoche no fue la excepción, pero el rostro de Virginia se ilumino cuando vio a Amaranta parecía como si la conociera de toda la vida pero eso era imposible, Lucas se pasó parte de la mañana haciendo ejercicios en sus propias maquinas ya que el sueño de tener su propia clínica de rehabilitación estaba cada vez más cerca estaba a punto de terminar cuando escucho ruidos en el dpto. De Amaranta y se acercó a pasos agigantados al balcón y lo que vio fue como un balde de agua fría se sintió como un estúpido mientras ella estaba ahí con ese hombre que claramente no estaba interesado en juagar a las tacitas con ella y lo que más le dolió fue cuando lo miro y le sonrió como le había sonreído a él, esa sonrisa era solo de él.
-Bueno señorita la dejo en su casa sana y salva.
-Gracias por toda otra vez.
-No tienes nada que agradecer y te llamare esta noche para confirmar nuestra velada.-dijo mientras se inclinaba y el besaba la mano.-Hasta luego.
Amaranta no alcanzo a sentarse cuando escucho el timbre pensó que era su familia pero no era su querido “vecino”.
Lucas no pensaba en nada que no fuera a demostrarle a ella que él no era difícil de olvidar y se lo demostraría de la única manera que conocía a lo bruto.
-¿Dónde estabas? ¿Te trato bien ese imbécil? ¿Te toco, forzó a algo? Dímelo lo sigo y lo mato.
-Ugh lo que me faltaba ahora tú, no me hizo nada porque es mi jefe y si me hiciera algo no sería tu problema amigo, aparte quien te crees tú que soy ah?
-Yo solo me preocupe cundo te vi ayer desmayada en los brazos de ese hombre que no conocía en absoluto.
-Tú no tienes porque meterte en mi vida bonito.
-Pues claro que puedo yo te conozco más que él.
-Si claro, tú no me conoces a parte de los besos que nos dimos no me conoces.
-Tú sabes que fueron algo más que besos aunque ambos intentemos convencernos de que no fue nada.
-Pero si eso no paso nunca y aunque fuera algo mas ya se me paso por ti no siento nada absolutamente.
-Segura.-dijo mientras cerraba la puerta del dpto. De ella y se acercaba.-si quieres te demuestro aquí y ahora que mientes.
-Puedes besarme mil veces y no sentiré nad…………
Las palabras murieron en su boca ya que Lucas se apodero de ella sin piedad y Amaranta le sorprendió respondiéndole el beso con el mismo ardor, cuando ambos estaban sin  aire él le dijo tomándola por las caderas para hacerla sentir su erección.

-TÚ ERES MÍA.  

4 comentarios:

  1. OMG!!!

    él jefe le tiene ganas ... y Nicolas le dice que es de él ...
    No me dejes asi ... que vienes despues ....

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omg -#Bel un error con el nombre porque quien la quiere para si en Lucas no Nicolas :)
      y se vienen muchas sorpresas!
      saludos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Que bueno que te guste, solo te diré que se pondrá cada vez mejor!
      saludos!

      Eliminar